Saltear al contenido principal
Dejar De Ser Avalista O Fiador

Dejar de ser avalista o fiador

Introducción

Dentro de nuestros servicios a particulares, una gran parte de nuestro trabajo se centra en la defensa de la economía doméstica y gestión legal de insolvencias personales. Ver nuestro Artículo relacionado con insolvencias personales o nuestro Artículo sobre reclamación al Banco Pastor/Popular

Durante estos últimos años han sido conocidas las sentencias de los tribunales a nivel nacional y sobretodo europeo, que han castigado a los bancos por sus prácticas frente a particulares, al entender que ciertas cláusulas firmadas dentro de los contratos, o el contrato en su totalidad (por ejemplo la compra de “preferentes”) carecía en la mayoría de los casos del consentimiento necesario, y ello por estar el particular -consumidor- lejos de poseer un conocimiento financiero, resultando por tanto abusivas las condiciones “pactadas”.

Dejar de ser avalista o fiador

En prácticamente la totalidad de las ocasiones, nos encontramos frente a una entidad de crédito (un banco) que ha requerido de una garantía adicional, el aval o fianza personal que ahora se pretende cancelar, para conceder por ejemplo un crédito o una hipoteca.

Por tanto, para atacar la condición de avalista o fiador tendremos que demostrar principalmente dos circunstancias: la posición de consumidor y el consecuente desconocimiento, junto con la falta de información desde la entidad crediticia a la hora de exponer los riesgos.

Es posible abandonar la condición de avalista o fiador en garantía de una operación de crédito principal, como por ejemplo una hipoteca

En consecuencia, es posible abandonar la condición de avalista o fiador en garantía de una operación de crédito principal, como por ejemplo una hipoteca, siempre que podamos demostrar que está condición resulta abusiva.

Condiciones para ser considerada abusiva la posición de avalista.

Para demostrar que la posición de avalista o fiador resulta abusiva deberán darse dos circunstancias principales:

Tener la condición de consumidores. Es necesario que el avalista actué en circunstancias ajenas a una actividad profesional. Como por ejemplo padres que de manera personal actúan como avalista frente a un crédito solicitado por sus hijos. Hay que tener en cuenta que incluso cuando sea para responder de obligaciones que ha asumido una sociedad –hecho que se entiende no entra dentro de la definición de consumidores–, se podrá mantener esta condición siempre que la persona física actué con propósito ajeno a su actividad profesional y no tenga vínculos prácticos con la sociedad

Tener la condición de consumidor es imprescindible, de otra forma resulta imposible acreditar la situación de inferioridad respecto a la capacidad de negociación y nivel de información frente a la entidad bancaria.

No haber negociado individualmente ni entendido las condiciones firmadas. La negociación individual debe ser probada por la entidad bancaria. Esta circunstancia tiene relación con la protección de los consumidores, sobretodo teniendo en cuenta que en estos casos se está garantizando una deuda principal contraída por un tercero, gravando el patrimonio personal con un riesgo que no llega a ser muchas veces comprendido.

Estas dos circunstancias posibilitan que se determine como abusiva la condición de avalista o fiador, considerándola nula de pleno derecho, y por tanto, liberando a la persona de la garantía personal contraída, lo que resulta sumamente beneficioso y tranquilizador de cara a la economía doméstica.

En resumen, sobre dejar de ser avalista o fiador

La presente exposición, trata de manera sencilla la posibilidad de abandonar la posición de avalista o fiador; pero es necesario un estudio personalizado de cada caso para conocer su viabilidad. No hay que olvidar que se trata de limitar las garantías frente a la entidad crediticia, acción que no resultará sencilla en ningún caso.

Estamos a su disposición si está interesado en obtener una mayor información y estudio personalizado con la intención de conocer su capacidad de interponer una acción judicial de esta naturaleza. Contacte con nosotros